El campeón de boxeo pesado Andy Ruiz Jr. visita la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

Escritor Invitado

Por: Clemente Carballo

El nuevo campeón de boxeo de peso pesado, Andrés Ponce Ruiz Jr., mejor conocido como “Andy” Ruiz Jr. visitó la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México el pasado mes de junio para agradecer a la Virgen María por su triunfo en la pelea contra el británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de New York el pasado 1 de junio.

El boxeador mexicoamericano nacido en Imperial, California, y de padres mexicanos oriundos de la ciudad de Mexicali, México, logró ser el primer mexicano en ganar el título de peso completo al sorprender a Joshua por knockout técnico en el séptimo round.

Aquí unas fotos de su visita:

El entrenador de Andy Ruiz Jr., mostrando el Guante de Boxeo Hecho en México con la imagen de la Virgen de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz sonriente levantando el brazo en una de las capillas altas de la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz Jr. con sus cinturones de peso pesado por el titulo unificado de Asociación Mundial de Boxeo Super (WBA): la Federación Internacional de Boxeo (IBF), la Organización Mundial de Boxeo (WBO) y la Organización Internacional de Boxeo (IBO); acompañado de Miguel Torruco Canga de la Comisión Nacional de Boxeo; su padre, Andrés Ruiz Sr.; el M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez y su entrenador, con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en el fondo. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El “Destroyer” Ruiz se tomó el tiempo para repartir autógrafos con sus fans a las afueras de la Basílica. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El campeón de peso pesado Andy Ruiz Jr. contemplando la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe al lado del M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El boxeador mexicoamericano Andy Ruiz Jr. se tomó tiempo para firmar el libro de visitas distinguidas de la Basílica de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El nuevo campeón de peso pesado se dio tiempo de tomarse fotos con algunos aficionados de todas las edades. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Esta imagen demuestra el fervor Guadalupano de Andy Ruiz Jr., quien oró con devoción a Nuestra Señora del Tepeyac con sus cinturones colgados en los brazos. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Se especula que la pelea de revancha entre Andy Ruiz Jr. y Anthony Joshua se llevará a cabo en Londres, Inglaterra, entre los meses de noviembre y diciembre de este año 2019, según dijo el promotor del boxeador mexicoamericano, Eddie Hearn.

Próximamente: Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Un estudio de Harvard revela los múltiples beneficios de llevar a los niños a la iglesia

Una educación religiosa se relaciona directamente con un desarrollo positivo en los años de juventud adulta.

Escritor Invitado

Por: Cerith Gardiner | Aleteia

Criar a nuestros hijos con fe les da, obviamente, muchos beneficios espirituales, pero un estudio reciente de Harvard ha mostrado que los niños con una educación religiosa reciben también beneficios físicos y mentales, en especial en su juventud adulta.

Llevan un estilo de vida más saludable

El estudio, publicado en 2018 por la Escuela de Salud Pública de Harvard, encontró que los niños que asistían a misa semanalmente o que tenían una activa vida de oración eran más positivos y tenían una mayor satisfacción vital cuando llegaban a la veintena. Estos jóvenes adultos tenían tendencia a escoger un estilo de vida más saludable, evitando las bebidas, el tabaco, el consumo de drogas y la promiscuidad sexual.

Utilizando una muestra de 5.000 niños durante un periodo de 8 a 14 años, el estudio reveló unos descubrimientos sorprendentes: al menos el 18 % de los que asistían a misa con regularidad informaron de niveles más altos de felicidad a partir de los 20 años que sus pares no religiosos. Y lo que es más importante, de esa misma muestra, el 29 % tendía a unirse a causas en beneficio de la comunidad y el 33 % se mantuvo alejado de drogas ilegales.

Una de las autoras del estudio, Ying Chen, se refirió a los descubrimientos en una rueda de prensa diciendo: “Muchos niños reciben una educación religiosa y nuestro estudio muestra que esto puede tener consecuencias significativas sobre sus comportamientos relacionados con la salud, su salud mental y su felicidad y bienestar generales”.

Les aporta fortalezas

No se trata del primer estudio que demuestra las ventajas de una educación religiosa. Emilie Kao, directora del Centro DeVos para la Religión y la Sociedad Civil de la Fundación Heritage, comparte en la web Stream.org que “las creencias religiosas dan a las personas fortalezas espirituales que conducen a hábitos saludables y construyen sus redes sociales y les dan la capacidad de superar obstáculos en la vida”.

Estos resultados son especialmente alentadores en un tiempo en que el número de asistentes regulares a misa parece estar en declive. El estudio podría servir como motivador para los padres que tienen dificultades para que sus hijos reticentes vayan a la iglesia, sobre todo durante los años de adolescencia.