Novena a Nuestra Señora de Fátima por el fin de la pandemia

La novena comienza el 4 de mayo y termina el 12, un día antes de su fiesta el 13 de mayo.

Puedes encontrar las meditaciones en video para cada día haciendo clic AQUÍ.

PRIMER DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL PRIMER DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, Madre de los pobres pecadores! Que apareciendo en Fátima dejaste transparentar en tu rostro celestial una leve sombra de tristeza para indicar el dolor que te causan los pecados de los hombres, y que con maternal compasión exhortaste a no afligir más a tu Hijo con la culpa y a reparar los pecados con la mortificación y la penitencia. Danos la gracia de un sincero dolor de los pecados cometidos y la resolución generosa de reparar con obras de penitencia y mortificación todas las ofensas que se infieren a tu Divino Hijo y a tu Corazón Inmaculado.

 ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SEGUNDO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL SEGUNDO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, Madre de la divina gracia! Que vestida de alba blancura te apareciste a unos pastorcitos sencillos e inocentes, enseñándonos así cuánto debemos amar y procurar la inocencia del alma, y que pediste por medio de ellos la enmienda de las costumbres y la santidad de una vida cristiana perfecta. Concédenos misericordiosamente la gracia de saber apreciar la dignidad de nuestra condición de cristianos y de llevar una vida en todo conforme a las promesas bautismales.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

TERCER DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL TERCER DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, vaso insigne de devoción! Que te apareciste en Fátima teniendo en tus manos el santo Rosario, y que insistentemente repetías: «Oren, oren mucho», para alejar por medio de la oración los males que nos amenazan. Concédenos el don y el espíritu de oración, la gracia de ser fieles en el cumplimiento del gran precepto de orar, haciéndolo todos los días, para así poder observar bien los santos mandamientos, vencer las tentaciones y llegar al conocimiento y amor de Jesucristo en esta vida y a la unión feliz con Él en la otra.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

CUARTO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL CUARTO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, Reina de la Iglesia! Que exhortaste a los pastorcitos de Fátima a rogar por el Papa, e infundiste en sus almas sencillas una gran veneración y amor hacia él, como vicario de tu Hijo y su representante en la tierra. Infunde también a nosotros el espíritu de veneración y docilidad hacia la autoridad del Santo Padre, de adhesión inquebrantable a sus enseñanzas, y en él y con él un gran amor y respeto a todos los ministros de la santa Iglesia, por medio de los cuales participamos la vida de la gracia en los sacramentos.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

QUINTO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL QUINTO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, salud de los enfermos y consoladora de los afligidos! Que movida por el ruego de los pastorcitos, curaste en tus apariciones en Fátima, y convertiste este lugar, santificado por tu presencia, en oficina de tus misericordias maternales en favor de todos los afligidos. A tu Corazón maternal acudimos llenos de filial confianza, mostrando las enfermedades de nuestras almas y las aflicciones y dolencias de nuestra vida. Echa sobre ellas una mirada de compasión y remédialas con la ternura de tus manos, para que así podamos servirte y amarte con todo nuestro corazón y con todo nuestro ser.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SEXTO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL SEXTO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, refugio de los pecadores! Que enseñaste a los pastorcitos de Fátima a rogar incesantemente al Señor para que esos desgraciados no caigan en las penas eternas del infierno, y que manifestaste a uno de los tres que los pecados de la carne son los que más almas arrastran a aquellas terribles llamas. Infunde en nuestras almas un gran horror al pecado y el temor santo de la justicia divina, y al mismo tiempo despierta en ellas la compasión por la suerte de los pobres pecadores y un santo celo para trabajar con nuestras oraciones, ejemplos y palabras por su conversión.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

SÉPTIMO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL SEPTIMO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María, Reina del Purgatorio! Que enseñaste a los pastorcitos de Fátima a rogar a Dios por las almas del Purgatorio, especialmente por las más abandonadas. Encomendamos a la inagotable ternura de tu maternal Corazón todas las almas que padecen en aquel lugar de purificación, en particular las de todos nuestros allegados y familiares y las más abandonadas y necesitadas; alíviales sus penas y llévalas pronto a la región de la luz y de la paz, para cantar allí perpetuamente tus misericordias.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

OCTAVO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL OCTAVO DIA DE LA NOVENA

¡Oh Santísima Virgen María! Que en tu última aparición te diste a conocer como la Reina del Santísimo Rosario, y en todas ellas recomendaste el rezo de esta devoción como el remedio más seguro y eficaz para todos los males y calamidades que nos afligen, tanto del alma como del cuerpo, así públicas como privadas. Infunde en nuestras almas una profunda estima de los misterios de nuestra Redención que se conmemoran en el rezo del Rosario, para así vivir siempre de sus frutos. Concédenos la gracia de ser siempre fieles a la práctica de rezarlo diariamente para honrarte a Ti, acompañando tus gozos, dolores y glorias, y así merecer tu maternal protección y asistencia en todos los momentos de la vida, pero especialmente en la hora de

la muerte.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

NOVENO DÍA

OFRECIMIENTO PARA TODOS LOS DÍAS

¡Oh Dios mío! Yo creo, adoro, espero y amo. Te pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no te aman. ¡Oh Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo!

Yo te adoro profundamente y te ofrezco el preciosísimo cuerpo, sangre, alma y divinidad de nuestro Señor Jesucristo, presente en todos los tabernáculos del mundo, en reparación de los ultrajes con que Él es ofendido; y por los méritos infinitos de su Santísimo Corazón e intercesión del Inmaculado Corazón de María, te pido la conversión de los pecadores. Amén.

ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN DEL NOVENO DIA DE LA NOVENA

Oh Santísima Virgen María, Reina del Rosario y Madre de Misericordia, que te dignaste manifestar en Fátima a tres pastorcitos los tesoros de gracia escondidos en el rezo del santo rosario, inspira en nuestros corazones y en los corazones de todos los fieles de Colorado un sincero amor por esta devoción.

Confiados en tu misericordia maternal y agradecidos por las bondades de tu inmaculado corazón, venimos a tus pies para rogarte que escuches nuestras oraciones e intercedas por lo que te todo corazón te pedimos en esta novena:

Que termine pronto la pandemia del coronavirus, y que podamos regresar cuanto antes a la celebración regular de la Misa, con una devoción más fuerte y una fe más intensa en la presencia real de Cristo en la santa Eucaristía, totalmente confiados en su divina misericordia. Te lo pedimos para mayor gloria de Dios, honra tuya y provecho de nuestras almas. Así sea.

ORACIÓN FINAL

¡Oh Dios, cuyo Unigénito, con su vida, muerte y resurrección, nos mereció el premio de la salvación eterna! Te suplicamos nos concedas que, meditando los misterios del Santísimo Rosario de la bienaventurada Virgen María, imitemos los ejemplos que nos enseñan y alcancemos el premio que prometen. Por el mismo Jesucristo nuestro Señor. Amén.

Próximamente: Propuesta 115: La verdad detrás del aborto tardío

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Esta vez, quiero centrarme específicamente en una parte del tema: el aborto tardío. Hago esto porque Colorado votará sobre medidas electorales para limitar estos abortos tardíos. Actualmente, somos uno de los siete estados sin límites en cuanto a la edad gestacional en la que se puede realizar un aborto. La Propuesta 115 prohíbe los abortos en Colorado después de 22 semanas, a menos que la vida de la madre esté en peligro inmediato. La medida prevé sanciones para los médicos que realicen tales abortos, pero especifica que no se podrán presentar cargos contra las mujeres que se sometan a ellos.

Creo que quizás se ha llegado el momento de echar un breve vistazo al tema.

En primer lugar, entendamos de qué estamos hablando. Un aborto después de las 22 semanas se realiza mediante un método llamado dilatación y extracción, lo que básicamente significa que el cuello uterino está dilatado y que el bebé, que pesa entre una libra y el peso completo al nacer, es “extraído” del útero y destruido. La forma en que se realiza es inquietante, por decir lo menos. (Considere esto como mi “advertencia desencadenante” para lo más delicado). El médico comienza inyectando el corazón del bebé para matarlo. Esto, según Wikipedia, se hace para “ablandar los huesos”. En una “extracción no intacta”, el médico utiliza unas pinzas para agarrar, torcer, aplastar y separar las distintas partes del bebé, hasta que el útero está vacío. Luego, el bebé se vuelve a montar en una mesa para asegurarse de que no se hayan dejado partes. En una “extracción intacta”, el bebé nace, con los pies primero, hasta que solo queda la cabeza dentro del cuerpo de su madre. Y luego el médico aplasta la cabeza del bebé o le clava unas tijeras en la parte posterior del cráneo y succiona el cerebro.

Es espantoso. Y me enferma físicamente pensar que no podemos encontrar una forma más humana de resolver los problemas de las mujeres, sean los que sean.

Entonces, ¿por qué alguien piensa que este terrible procedimiento debería ser, o seguir siendo, legal? Veamos los argumentos en contra de la Propuesta 115, extraídos directamente de BallotPedia:

“La medida no incluye excepciones por riesgos para la salud de la mujer o para una mujer que ha sido víctima de violación o incesto”.

La salud de la madre es obviamente el argumento más poderoso. Pero pensemos en esto. Este no es un embrión diminuto. Es un feto entre las 22 y las 36 semanas de desarrollo. El primer bebé prematuro que sobrevivió nació a las 21 semanas. Dejando de lado por el momento la opción de St. Gianna Molla de una madre que sacrifica su vida por su hijo, ¿no sería más compasivo dar a luz al niño y hacer todo lo posible para tratar de salvar ambas vidas? En cuanto a la violación o el incesto, me opongo a esos abortos en cualquier etapa. ¿Pero incluso un partidario del aborto encontraría la necesidad de permitirlos después de que una mujer ya haya estado embarazada de cinco a nueve meses?

“La decisión de interrumpir un embarazo es a menudo una decisión seria y difícil, y debe dejarse únicamente en manos de la mujer, en consulta con su médico y de acuerdo con sus creencias”.

¿En qué otra área de la ley o de la vida permitimos que una persona tome la vida de otra “de acuerdo con sus creencias”?

“Además, no ofrece excepciones para la detección de una anomalía fetal grave después de las 22 semanas, lo que puede obligar a las mujeres a llevar a término un embarazo no viable”.

Este es un bebé actualmente vivo, pero se espera que muera más tarde. Así que, no. No cortamos a los bebés ni les chupamos el cerebro porque tienen una esperanza de vida corta. Entiendo que es un sacrificio tremendo para una mujer tener un bebé que no se espera que sobreviva mucho después del nacimiento. Pero se sabe que esos bebés sorprenden incluso a los profesionales. Y, ya sea que vivan horas, días, semanas o meses, son creados a imagen y semejanza de Dios, amados por Él y destinados a la vida eterna en su tiempo (de Dios), no en el nuestro. Cuando terminamos prematuramente con sus vidas, nos hacemos dioses y anulamos el plan de Dios para el desarrollo de la vida de ese niño, por breve que sea.

“Después de 21 semanas, solo se inician 1.2% de los procedimientos de aborto”.

Y eso equivale a más de 8,000 incidentes por año en los EE. UU. Decir que esta brutalidad “solo” ocurre 8,000 veces al año no es un respaldo rotundo.

Particularmente triste para mí, es la cantidad obscena de dinero que se ha invertido para mantener legales estos procedimientos obscenos. Según BallotPedia, “La campaña que apoya [la Prop. 115] había recaudado $257,398 en contribuciones. Los opositores a la iniciativa habían recaudado 5.3 millones de dólares. “La gran mayoría de ese dinero proviene de varias organizaciones de Planned Parenthood.

Somos David, luchando contra Goliat.

Quiero dejar en claro que me uno a la Iglesia para oponerme al aborto en cualquier etapa, de cualquier forma que se realice. Para citar al Dr. Seuss, “una persona es una persona, no importa cuán pequeña sea”. Cada aborto detiene el latido de un corazón humano. Muchas mujeres que conozco y amo han tenido abortos. Algunas me consta, otras solo supongo. En los casos que conozco, han sufrido mucho como consecuencia. Simplemente no creo que podamos resolver los problemas de las mujeres tomando su dinero, invadiendo sus cuerpos, matando a sus bebés y enviándolas a casa.

Podemos hacer mucho más por las mujeres y sus hijos.

Sé que esta es una elección complicada, desordenada y difícil en muchos niveles. Pero les estoy pidiendo, implorándoles, que tengan en cuenta a los no nacidos al emitir sus votos.

Y vote sí en la Propuesta 115.