32.1 F
Denver
sábado, mayo 21, 2022
InicioSin categorizarReflexión sobre la carta de los obispos de Denver apoyando la Propuesta...

Reflexión sobre la carta de los obispos de Denver apoyando la Propuesta 115

Por Abram León

“La Gloria de Dios consiste en que el hombre viva, y la vida del hombre consiste en la visión de Dios” (San Irineo)

Nosotros creemos en un Dios de vivos, no en un Dios de muertos; así respondió nuestro Señor Jesucristo a los saduceos que negaban la resurrección de los muertos:  «Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés en lo de la zarza, cuando llama al Señor el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. No es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos viven» (Lc 20,37-38).

El dogma más grande y el más importante de la fe cristiana es la resurrección de nuestro Señor Jesucristo, el triunfo de la vida sobre la muerte. Esto es lo que creemos, esto es lo que profesamos, esto es lo que da sentido a nuestra fe, porque san Pablo dice: «Porque si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó. Y si Cristo no resucitó, vuestra fe es vana: estáis todavía en vuestros pecados» (1 Cor 15,16-17).

Quiero basar una reflexión sobre estas grandes verdades de fe que nos sostienen y nos iluminan en todo tiempo. Hace unas semanas nuestros obispos de Denver nos hicieron la invitación para apoyar la Propuesta de Ley 115. Todo católico ya debe saber de qué se trata esta enmienda y su gran importancia.

Hay tres cosas que me llamaron la atención sobre esta carta y que van de la mano con las lecturas aquí expuestas. Primero, la verdad intrínseca del valor de la vida humana porque está en la visión de Dios. Por eso, en la carta leemos que ya son 40 estados en este país quienes ya actuaron a favor de la vida prohibiendo el aborto después de las 20 semanas de embarazo. Colorado es uno de los 7 estados que aún permiten el aborto hasta momentos antes del nacimiento del ser humano.

Segundo, que una gran cantidad de médicos profesionales y científicos de Colorado han comprobado y afirmado que, después de las 20 semanas de gestación, el niño ya “siente y reacciona a influjos internos”. Aquí vemos la hipocresía de muchos que niegan esta verdad científica, justificando el asesinato de un ser humano con el argumento del “derecho de la mujer”. Igual que los saduceos niegan la resurrección de los muertos, hoy muchos niegan la vida en el vientre de la madre. De no ser así, la protegerían.

Tercero, como cristianos católicos hispanos, tenemos una cultura rica en los verdaderos valores que están basados en nuestra fe, de los cuales el de la vida es el más importante. Los hispanos somos provida. Si no apoyamos la vida de los más vulnerables en el seno de la madre, nuestra fe es vana, “porque la gloria de Dios consiste en que el hombre viva y la vida del hombre consiste en la visión de Dios”.

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, no apoyar la Propuesta 115 sería contradecir estas verdades de fe, sería ir en contra de lo que profesamos. Como católicos hispanos que vivimos en este estado de Colorado, tenemos una gran misión: promover la propuesta con todos aquellos hermanos y hermanas que tienen derecho a votar este próximo mes de noviembre. Y para los que pueden votar, que nos apoyen con un ¡sí a la vida! Sí a la 115 ¡Sí a la Gloria de Dios!

Abram León es especialista de movimientos laicales en la Arquidiócesis de Denver.

Artículos relacionados

Artículos populares