Retiro para catequistas: “Compartiendo la Luz del Evangelio”

Biblia y rosario

El próximo sábado 24 de agosto se llevará a cabo el retiro para catequistas “Compartiendo la Luz del Evangelio”, con la finalidad de acercar a los catequistas al corazón de Cristo basado en los misterios luminosos del rosario.

Así viven los católicos en Pakistán

En octubre del 2002, el Papa Juan Pablo II, presentó la carta apostólica Rosarium Virginis Mariaee, donde añadió los misterios luminosos al rosario, con la intención de contemplar el trance de la vida pública de Cristo desde su bautismo hasta su pasión.

Es así que se han elegido los misterios luminosos del rosario como tema principal del retiro, en donde los asistentes tendrán la oportunidad de enfocarse y profundizar en los tres años de la vida pública de Jesús.

“Cuando volvemos a redescubrir ese tesoro escondido, o esa perla fina de la que habla san Mateo, describiendo el Reino de Dios, (Mt 13, 44-46), podemos transmitir mejor el mensaje a quienes catequizamos o evangelizamos”, dijo Linda Platt una de las presentadoras del retiro, a El Pueblo Católico.

Linda Platt, estudió la maestría de Teología Bíblica y se graduó de la Escuela Bíblica Católica de la Arquidiócesis de Denver. Ha participado en clases que ofrece el Centro San Juan Diego y actualmente apoya a nuestra comunidad dando clases de estudio bíblico en español y castidad para jóvenes en la parroquia St. Augustine de Brighton.

Para Linda, la meditación sobre los misterios luminosos puede ayudar a los catequistas a dar más fruto en su misión de catequesis y evangelización.

“Nuestra fe debe seguir creciendo cada día. Es por eso que, en la meditación de los misterios luminosos, podremos percibir más palpablemente la riqueza que Dios nos ha dejado en sus sacramentos, y el llamado que Dios nos hace a la conversión y a cumplir sus mandamientos”, dijo.

Los catequistas son una parte fundamental de la Iglesia Católica, siendo los elegidos por Cristo para llevar su Evangelio a los corazones que les han sido confiados en su ministerio, compartiendo su testimonio, su ejemplo y enseñanza catequesis.

¿Por qué mantener el celibato sacerdotal?

El retiro “Compartiendo la Luz del Evangelio”, es una oportunidad para que los catequistas puedan seguir formándose de una manera que logren servir mejor a Dios y ser partícipes de su vida divina.

“Debemos llenarnos más de Cristo para poder reflejar Su rostro. Estamos llamados a ser portadores de luz, a compartir la luz que hemos recibido en el Bautismo. El Espíritu Santo nos ayuda a contemplar estos misterios, que hablan de la riqueza contenida en los sacramentos”, agregó Linda.

Así mismo, Linda Platt aprovechó la oportunidad para pedirle a los catequistas escuchar el llamado y aceptar la invitación personal de Cristo a este retiro.

 “Mientras más nos llenemos de Cristo, más podremos reflejar su rostro y más eficaz será nuestro apostolado”, expresó Linda.

El retiro “Compartiendo la Luz del Evangelio” se llevará a cabo el sábado 24 de agosto de 9 a.m. a 3 p.m., en la Arquidiócesis de Denver, salón 123.

El costo es de $15 dólares por persona e incluye almuerzo.

Los catequistas que deseen asistir a este llamado de Cristo pueden inscribirse en línea haciendo CLIC AQUÍ.

Próximamente: ¿Por qué soy católico?: Por la Biblia

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

La Biblia es más católica de lo que creemos. Muchas personas no saben que no fue la Iglesia la que nació de la Biblia, sino la Biblia la que nació de la Iglesia, nuestra Iglesia Católica.

¿Por qué soy católico?: Por Jesús

En las primeras décadas del cristianismo, el Nuevo Testamento no existía. Los discípulos predicaban por palabra lo que habían aprendido de Jesús. No fue hasta décadas después de la resurrección que lo escribieron.

En ese tiempo había muchos evangelios y cartas que aseguraban tener inspiración divina.

¿Por qué soy católico?: Porque es la Iglesia que Cristo quiso fundar

¿Cómo es que unos sí llegaron a considerarse “divinamente inspirados” y se incluyeron en el Nuevo Testamento y otros no? ¿Quién decidió cuáles eran verdaderos y cuáles no?

Fue la Iglesia Católica, con la inspiración del Espíritu Santo y la autoridad que Jesús le dio, la que decidió la lista de 27 libros que eran divinamente inspirados del Nuevo Testamento en el año 382 d. C., bajo el Papa Dámaso.

¿Por qué soy católico?: Por el perdón de los pecados

¿Cómo lo hicieron? Los obispos y teólogos de ese tiempo investigaron cuáles evangelios y cartas tenían origen apostólico y compararon su contendido con la Tradición que habían recibido de los discípulos por medio de la palabra. Asimismo, construyeron la lista de 46 libros divinamente inspirados del Antiguo Testamento.

Esta colección de 73 libros, que llamamos “Biblia”, no es solo una colección histórica, sino que contiene el mensaje que todo humano debe saber.

Si no lees la Biblia regularmente, te invitamos a que lo hagas. En ella encontrarás la historia de amor más bella de todos los tiempos. Es como una carta de amor que está dirigida a ti personalmente. Léela si quieres conocer a Jesús y podrás decir con san Pablo: “(Cristo) me amó y se entregó a sí mismo por mí” (Gal 2,20).

¿Por qué soy católico?: Porque Jesús está verdaderamente presente en la Eucaristía

Sabías que…

Esta lista de 73 libros se consideró divinamente inspirada por todo cristiano por más de 1,100 años, hasta que Martín Lutero y sus seguidores se deshicieron de siete libros del Antiguo Testamento en la Reforma Protestante en el siglo XVI. Los católicos aún conservan los 73 libros.